RSS

GRITAR ODZALA

Llegué a Odzala, mi viaje no fue a través un Boeing o un vuelo comercial, fue en la urgencia de las TICs, para entender como en este espacio del que nunca había escuchado hablar se debatía por su supervivencia como especie, el gorila. Primate que sin ser actor del las articulaciones sociales y políticas del ser humano camina en la cuerda floja de convertirse en un mito por ellas. Uno en la crónica tiene licencia de llorar y gritar por el abuso de unos hacia otros. Créanme estoy gritando Odzala

Cerremos los ojos un momento y percibamos al Parque Nacional Odzala, parte de las articulaciones económicas, sociales y políticas de la República del Congo, en la que múltiples especias como leones, elefantes, búfalos, leopardos, etc. buscan sobrevivir en un área ‘protegida’ de 13.600 km2 que en la cotidianidad no garantiza el fin para el que fue creado; en esta área alrededor de 350 gorilas adultos viven cercados por los mitos postmodernos, la voracidad de la moda, la economía, la inestabilidad política del Congo, el fetiche y el conformismo de una humanidad que no se detiene a valorar los patrimonios que tiene el mundo. En esta agresión ni siquiera se libran de nuestras enfermedades.

Qué se detengan los trenes, que el ser humano sea paradigma de esperanza en la construcción de futuros mutuos, que la esclavitud del confort en la que no sume la post modernidad sea rota por prácticas culturales de compromiso con la vida, que no solamente defendamos a los gorilas sino que mi grito y que tal vez el suyo, que se ha sentido tentado a leer este cacarear habrán camino a una nueva forma de revolución, la que según el pensador ecuatoriano Fernando Tinajero, en nuestra época no se puede hacer como al hizo el Che Guevara en los años sesenta del siglo pasado, sino desde una revolución íntima volver a las fuentes primarias de la vida y a la vida misma.

Mientras escribo estas líneas, en la dualidad de mi viaje entre la admiración y el horror, algún octogenario impotente, por las redes virtuales ordena un kilo de carne de gorila para poder sentir, desflorar, tener a una hembra humana que no ama, que hace aeróbicos genitales por una cuenta bancaria y una tarjeta de crédito. Los gorilas siguen muriendo por nuestro confort, por nuestros mitos, por el sueño americano en el que desfallecen nuestras utopías.

Grrraaaaaaaaaaaaaaaaaa Odzala…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: